El Dr. J.M. Kokubu explicó cuáles son las barreras y oportunidades para aplicar kaizen en empresas argentinas.

Existe muchísima literatura y ejemplos que demuestran sin fisuras el valor que promueve la Mejora Continua en todo tipo de organización. Sin embargo, cuando se reconoce el origen japonés del kaizen es imposible no tentarse con aprender sus prácticas y trasladarlas a nuestra experiencia para obtener buenos resultados.

El Dr. J.M. Kokubu fue invitado por la Comisión de Intercambio de Experiencias que reúne Pymes para comprender de primera mano cómo ejecutar un plan de acción para implementar la Mejora Continua.

“La diferencia fundamental para interpretar la mejora continua es que el japonés tiene un principio inmodificable, un sistema de producción que es inverso al que tenemos en Occidente. Ellos operan con una mentalidad centrada en el cliente mientras que nosotros lo hacemos centrados en nosotros mismos”.

El especialista, que además de ser hijo de padre japonés y madre argentina, se definió como “japonólogo”. Comenzó sus estudios luego de realizar un posgrado en Japón en 1977 y mantiene su obsesión por relevar las diferencias y compartirlas para su interpretación. Con relación a las posibilidades de trasladar las herramientas exitosas desarrolladas en el país asiático indicó: “El desafío es reconocer las metodologías japonesas pero para ser usadas en la cultura argentina. No importa cómo se llame y cómo se encuadre en la mejora continua sino encontrar en cada una de ellas la teoría que aporte y que sea de utilidad”.

Y apeló a un concepto definido como sinécdoque: “La confusión se nos genera cuando queremos separar o implementar una metodología sin tener en cuenta que estamos considerando la parte por el todo”. Entonces, subrayó que para desarrollar la mejora continua resulta necesario entender como se construye la “casa” –en relación al esquema gráfico básico que utiliza el kaizen-. “Las bases de la ‘casita’ son la observación, la estandarización y la mejora continua; y los pilares son determinados por el Just In Time y el Jidoka como procesos que deben darse en el momento preciso, en la cantidad necesaria y de manera autónoma”. Y destacó la necesidad de conectar a las organizaciones con su cliente para establecer una cadena eficiente de producción y/o servicios y de mejora continua.

Este tipo de actividades impulsadas por la CIE Pymes forma parte de un trabajo anual cuyos objetivos son:

  • La mejora continua: el porqué y el cómo, conceptos, su aplicación en Pymes.
  • El rol del empresario Pyme frente a los procesos de mejora continua.
  • Identificando problemas para implementar la mejora en las empresas Pyme.
  • Presentación de casos de mejora contados por sus protagonistas.

La participación no tiene costo. Los interesados deben escribir a [email protected]

Suscribite a nuestro newsletter para enterarte de nuestras novedades y eventos.

Te has suscrito correctamente al boletín

Se produjo un error al intentar enviar tu solicitud. Inténtalo de nuevo.

SAMECO will use the information you provide on this form to be in touch with you and to provide updates and marketing.