Hace muy pocos días falleció Rafael Kohanoff. Nacido en 1925, en Santiago del Estero,  ingeniero químico de profesión, fue un verdadero influyente y motivador de desafíos para la creación e invención de “respuestas sencillas para problemas aparentemente complejos”. De hecho, a él se le atribuye la invención de un dispositivo para apoyar bastones, un calzador de zapatos y el diseño de un circuito de aparatos para la rehabilitación de niños con parálisis cerebral.

Su actividad en el sector de las pequeñas y medianas empresas lo acercó al Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) a principios de la década de 1970, culminando su carrera como Director del Centro de Tecnologías para la Salud y la Discapacidad de esta institución.

Con un fino sentido del humor, se planteaba que cualquiera sea la edad, la persona debe mirar para adelante y tener “pensamientos virtuosos”, según él los denominaba. Su vitalidad sobresaliente y espíritu emprendedor será siempre una inspiración para la búsqueda permanente del progreso y el bien común.

Compartimos una de sus últimas presentaciones en una Charla TEDxUNL

 

Suscribite a nuestro newsletter para enterarte de nuestras novedades y eventos.

Te has suscrito correctamente al boletín

Se produjo un error al intentar enviar tu solicitud. Inténtalo de nuevo.

SAMECO will use the information you provide on this form to be in touch with you and to provide updates and marketing.