WhatsApp
Homenaje al Ing. Pablo Merino

A fines del año pasado nos dejó físicamente quien formó parte del grupo que impulsó la creación de SAMECO. Miguel Roggero, vicepresidente de nuestra organización, lo recuerda.

Cuando a principios de diciembre de 2020 llegó la noticia del fallecimiento del Ing. Pablo Merino, me embargó una profunda tristeza  ya que si bien sabía de su problema de salud que venía arrastrando, nunca imaginé el desenlace fatal tan repentino.

Con Pablo nos unía un conocimiento, el ámbito laboral, desde la década del 70 y en sus inicios como profesional.
Las circunstancias hicieron que nos encontráramos en dos empresa, primero en Acindar y luego en Siderca, y pudiéramos compartir tareas afines a nuestras especialidades dentro de la industria siderúrgica.

Todo este relato viene a colación porque Pablo, junto a la Dirección de la empresa  donde trabajábamos últimamente, fueron quienes impulsaron la reunión que dio origen a SAMECO el 6 de marzo de 1996. Eran las primeras 10 organizaciones y mi objetivo fue contactar y entusiasmar a los referentes de cada una de ellas para crear y creer en un emprendimiento nuevo en nuestro país.

Gracias al empuje de Pablo y el apoyo de la Dirección, se fue avanzando y organizando SAMECO tal como lo que es en la actualidad, una institución civil sin fines de lucro, que agrupa a una amplia diversidad de organizaciones y que es impulsada por personas que desarrollan sus aportes de forma completamente voluntaria.

La pérdida de Pablo Merino nos genera un vacío importante en el historial de SAMECO. Toda vez que personas como Eduardo Ivusich, Horacio Grillo, Adrián Salichs  y muchos otros, nos han dejado como legado el continuar trabajando para ir haciendo realidad los principios fundacionales que originaron el nacimiento de SAMECO, cuya misión es promover desde hace 25 años la filosofía, la difusión y la práctica de la Mejora Continua.

Vaya nuestro sencillo pero sentido recordatorio, como un homenaje a uno de las integrantes que creyeron en ese sueño que, poco a poco, se fue convirtiendo en realidad. Los propósitos de ese grupo de visionarios que hizo posible que hoy nos encontráramos con la Sociedad Argentina pro Mejoramiento Continuo con un futuro promisorio. Gracias al esfuerzo y colaboración de organizaciones, empresas, universidades, instituciones y, sobre todo, por las personas que la integran.

2023 Todos los Derechos Reservados