El 7º Encuentro Regional que integra el Corredor Mar y Sierras desplegó una decena de casos que evidenció el aporte de la disciplina al incremento de los estándares de calidad y productividad en organizaciones privadas y públicas.

El movimiento de las olas como telón de fondo volvió a ser el escenario para poner en pantalla ocho presentaciones de Grupos de Mejora, dos conferencias especializadas y un taller didáctico que reunió en su conjunto a 160 personas dentro de las instalaciones cedidas por la Escuela Nacional de Pesca de Mar del Plata.

El objetivo de esta séptima edición del Encuentro Regional organizada por SAMECO junto con las Facultades de Ingeniería de la UNMDP, UNICEN, FASTA y las sedes del INTI e IRAM del Corredor Mar y Sierras logró promover el desarrollo de conocimiento, el aprendizaje y reconoció las prácticas de mejora continua y el involucramiento de las personas en la gestación de las ideas y su ejecución.

Así lo manifestó Jorge Quintana del Departamento Técnico y Gestión de Calidad de Coppens: “Me pareció interesante la exposición del Hospital Privado de Comunidad, por el trabajo en equipo y por los resultados obtenidos. También me gustó la propuesta de mejora de logística interna de una farmacia, debido a la participación de estudiantes en el trabajo”.

Del mismo modo se expresó Laura Martino, Ingeniera química y que se desempeña como Asistente de Aseguramiento de la Calidad de Tecsolpar SA: “Rescato la experiencia de mejora en el espacio de almacenamiento expuesta por Molinos Río de la Plata a partir de la optimización de las superficies y cómo resolvieron, con la adquisición de racks penetrantes, el rearmado del sector de insumos. Otro fue ‘T-REX’, la App para el control de suministros en tiempo real que les permitió ordenar el sistema de stock de insumos y disminuir el tiempo de carga en el sistema para cumplir con los plazos de entrega. Y por último, el trabajo de ‘Shop floor management’ que mostró B. Braun porque hizo hincapié sobre el flujo de información y el compromiso del personal con su tarea a partir de la escucha, el orden de criticidad de las necesidades y las reuniones periódicas”.

Sobre el rol del personal en las acciones de mejora, Laura reflexionó: “Creo que solo hay que ‘juntar’ al personal de distintas áreas y generar el espacio para exponer las ideas. Con éso solo se genera la sinergia suficiente y las propuestas de mejora surgen y se materializan. Y si podemos traducirlo en disminución del tiempo no productivo y optimización de costos, mucho mejor”.

En este sentido, Coopens que viene trabajando con el INTI y JICA, obtuvo una mejora del 15 % de unidades por hora hombre en uno de sus modelos de una línea de montaje. “Se hizo una evaluación inicial y luego se realizaron los análisis de llegada de materiales al lugar de trabajo. Con ello se logró establecer cuáles eran los materiales críticos y se trabajó para evitar los faltante, logrando incrementar la productividad”, señaló Jorge.

Sobre el entusiasmo que viene desertando cada Encuentro, Mariela Ambrústolo, una de las coordinadoras de la actividad, subrayó: “Todos los años vamos sumando un mayor número de organizaciones de la región que se interesan por acercarse y aprender las prácticas y la filosofía de la mejora continua. El taller interactivo permitió evidenciar cómo la sinergia del grupo genera mejores ideas a partir de desafíos cada vez mayores y vivenciar la espiral del ciclo PDCA. Como dijo Jim (Sasaki) en su conferencia, la mejora continua es divertida y desafiante, y ése fue el mensaje con el que quisimos terminar el evento, para motivar a más empresas y organizaciones a sumarse”.