Miguel Roggero, miembro fundador y vicepresidente de SAMECO, recuerda cómo se gestó el nacimiento de nuestra institución, los anhelos, desafíos y logros alcanzados. Una historia enriquecida por el entusiasmo de muchas personas que con generosidad siguen compartiendo sus experiencias por la mejora continua.

No es fácil escribir sobre este acontecimiento fechado un 6 de marzo de 1996. Por iniciativa de un grupo de personas vinculadas al mundo del trabajo y que deseaban cubrir, sin saber cómo, un segmento que se encontraba vacío en nuestro país, se comenzó a diseñar un espacio común orientado a mejorar la actividad laboral en empresas de bienes y servicios.

Era trabajar en algo que venía gestándose desde principios del siglo XX y que en otras latitudes lo estaban resolviendo con éxito. Se trataba de impulsar proyectos de gestión con un enfoque centrado en las capacidades de las personas y el trabajo en equipo.

Sin nos retrotraemos a la fecha de la primera reunión, que luego tomamos como fecha fundacional de SAMECO, allí convocábamos a incentivar la integración de las empresas que tuvieran en desarrollo planes de participación del personal en el mejoramiento continuo, término éste  utilizado porque estaba en boga por aquél entonces.

En la invitación, decíamos: “Consideramos fundamental al desarrollo de este plan la integración con empresas que comparten experiencias similares con el objetivo de incentivar el intercambio y dar oportunidades a nuestro personal de participar en eventos que nucleen a quienes obtienen resultados aplicando la mejora continua… Estos eventos se realizarán anualmente con la participación de grupos pertenecientes a las empresas interesadas y que puedan mostrar sus logros”. Algo novedoso por ese momento.

Durante estos 27 años transcurridos hemos trabajado intensamente en la integración de organizaciones que se desempeñan en distintas actividades, tanto de nuestro país como últimamente de otras regiones, principalmente  hispanoparlantes, que trabajando con los mismos valores buscan metas que los conduzcan al trabajo en equipo de los distintos niveles para el logro de sus objetivos.

Hoy, con todo lo realizado y la experiencia acumulada, encaramos una renovación paulatina y a paso firme de nuestro enfoque sobre la mejora continua. Sin alterar los valores fundacionales de SAMECO pero con una mirada que integra a las nuevas generaciones, buscamos la actualización permanente y fijamos nuevas líneas de trabajo para incorporar prácticas, metodologías y herramientas efectivas.

Auguramos un futuro pleno de éxitos, considerando siempre aquellos principios y valores que estuvieron presentes y que dieron vida a nuestra institución sin fines de lucro.

Gracias al aporte voluntario de cada uno de los integrantes que componen nuestro equipo de trabajo y al entusiasmo con el que se desempeña el grupo de personas que nos acompaña en la realización de los Encuentros de Mejora Continua, las Comisiones de Intercambio de Experiencias, las Conferencias, la Biblioteca Virtual y nuestros Programas de Formación, estamos seguros que los resultados exitosos nos seguirán abriendo nuevos caminos.

Mantenemos la firme convicción de que la mejora continua nos permitirá seguir creciendo, como lo adoptamos hace 27 años. Una hermosa realidad que disfrutamos a diario: SAMECO, Sociedad Argentina pro Mejoramiento Continuo, en pos de un mundo mejor.

 A la que le decimos una vez más ¡¡¡FELIZ CUMPLEAÑOS!!!